Cómo elegir el casco correcto

Si hay algún colectivo que convierte el «Dresscode» es una cuestión de vital importancia es, sin duda, el nuestro. Y es que más allá de determinados ámbitos profesionales con ciertos requerimientos en cuanto a imagen y estética, nosotros los motoristas somos, o deberíamos ser, quienes más nos preocupamos por lo que llevamos puesto. No por estética sino por seguridad.

Por supuesto que está bien comprarse un casco que te guste en cuanto forma, color etc, pero el factor que debe inclinar la balanza a la hora de comprar debe ser la seguridad, si además estéticamente te gusta mejor que mejor, pero un casco muy chulo de Aliexpress quedará genial en las fotos pero no cumplirá con su cometido .

Cómo habrás podido intuir por el título, hoy vamos a hablar sobre el casco.

¿Quieres que te diga cual es el mejor casco que te puedes comprar? Bienvenido, no hay una respuesta para esta pregunta. Hay un mejor casco para mí, pero este no es necesariamente el mejor casco para ti. Puede que mi casco favorito no te sea cómodo, e incluso te llegue a hacer daño. ¿Por qué? Porque tu cabeza no es como la mía. Por eso, cada fabricante suele utilizar un patrón o tipo de cabeza a la hora de construir sus cascos. De manera, una misma talla, para un mismo perímetro de cabeza en dos marcas diferentes te sentará distinto.

Pero vamos a ver cómo podemos elegir un casco sin equivocarnos.

La primera pregunta que tenemos que hacernos es ¿Para qué quiero el casco? No necesitamos el mismo casco para ir a comprar el pan en un ciclomotor o para entrar a circuito con una Yamaha YZF-R1 de 200cv que si decidimos hacer un viaje largo con una moto touring. Por diseño y prestaciones, cada casco ha sido pensado para un escenario distinto.

Para un desplazamiento urbano, con un ciclomotor o un scooter de baja cilindrada, tenemos los cascos tipo Jet. Estos son muy cómodos por sus reducidas dimensiones, son muy ligeros y nos dejan la cara al aire. Precisamente esto último es lo que lo limita bastante en cuanto a seguridad. Por lo general este tipo de cascos están fabricados en materiales muy básicos, como el policarbonato. Algunas variantes de este tipo de casco también son muy populares en el mundo de la moto Custom.

También tenemos otro tipo de casco que son los modulares.  La estructura es más robusta que la del casco jet y cuenta con una mentonera abatible, haciéndolo más versátil y seguro a costa de un ser mas aparatoso y pesado. Es muy útil para repartidores, agentes de la ley y cualquier persona que trabaje encima de la moto ya que les permite descubrirse el rostro sin necesidad de quitarse el casco. También es muy popular entre los conductores de motos Touring por su versatilidad y compatibilidad con la mayoría de sistemas de comunicación inalambricos. En caso de accidente, facilitan atender al accidentado sin necesidad de quitarle el casco, con las lesiones cervicales que ello podría acarrear.

En mi opinión, lo más seguro es un buen casco integral, que nos valdrá para cualquier tipo de moto «ON ROAD». Un casco integral es el que nos cubre toda la cabeza, incluida la cara. Este tipo de cascos es obligatorio en circuitos de velocidad y esta asociado a las motos deportivas, por eso suelen ser los de mayores prestaciones.

Si en el párrafo anterior hemos mencionado el tipo de moto «ON ROAD», también hay que decir que hay cascos diseñados expresamente para la conducción «OFF ROAD», este sería el caso de los cascos de MX o Enduro. Son cascos destinados a una práctica deportiva, suelen ser ligeros y tienen la mentonera más alargada y separada de la cara, para favorecer la entrada de aire y que podamos respirar mejor. No tienen pantalla, por lo que deben acompañarse de una gafas protectoras. Cada vez más marcas de cascos se aventuran a hacer adaptaciones de estos cascos para el uso con moto Trail, añadiéndole una pantalla y mejorando su aerodinámica.

Una vez sepamos qué tipo de casco queremos, llega el momento de fijarse en calidades. Para esto, no sólo nos fijaremos en el nivel de acabados del casco, que también, sino que tendremos que prestar especial atención en los materiales que se han empleado para fabricarlo.

En un casco hablando desde el punto de vista de la seguridad, podemos diferenciar 3 partes: Calota exterior, EPS y cierre. Desde el punto de vista del confort o comodidad tenemos otros 3 aspectos: Interior del casco, ventilación y extras .

  • Calota Exterior:

Mucho se ha dicho de la calota exterior y sus materiales. La gran diferenciación se ha hecho entre los cascos de fibra y los cascos termoplásticos o de resina.

Los de resina o termoplásticos, sería las gamas más básicas dentro de los materiales. Esto no significa que sean malos cascos, sino que están pensados para un uso menos exigente. Se forman inyectando resinas o plásticos en un molde.

Los cascos de fibra, están conformados por una malla de fibras que pueden ser desde fibra de vidrio o de carbono hasta aramida o kevlar, en una matriz de resina. Los hay compuestos por un sólo tipo de fibra o por varios. En los que están formados por varios tipos de fibra distintos, cada fibra aporta una propiedad diferente al casco. Por ejemplo, la fibra de vidrio aporta flexibilidad, la de carbono, aporta rigidez y ahorra peso y el kevlar actúa como anti abrasivo.

  • EPS:

El Poliestireno Expandido es ese «corcho blanco» que vemos en el interior del casco y su misión, en caso de impacto, es amortiguar nuestra cabeza dentro del casco. Cuánto más espesor tenga y por más densidades distintas esté formada
la capa de EPS, mejor. Uniendo este elemento con el tema de las calotas termoplásticas o de fibra, durante mucho tiempo se utilizó cómo argumento de venta que los cascos de fibra no caducan. Al margen de que le afecten mejor o peor la insolación o los elementos químicos y biológicos en su degradación, esa afirmación era absurda, porque en un casco bien cuidado «caducará» y verá reducida antes su efectividad el EPS que la calota exterior.

  • Cierre: 

Podemos distinguir 3 tipos.

De «click»: Cada vez se ven menos. Es un sistema de cierre parecido al enganche del cinturón de seguridad de un coche. Un enganche se introduce en una hebilla bajo el mentón hasta que hace «click». Después bastara con pulsar un botón y estirar de la correa para liberar el enganche y poder quitarnos el casco. Este tipo de cierres es el menos recomendable, ya que estropean y se pueden llegar a soltar con relativa facilidad.

Micro-métrico: Este cierre es muy habitual y es muy cómodo de abrir y cerrar. En lugar de un enganche, lo que se introduce en la hebilla es una pletina con varias medidas, la ajustamos en la que más nos acomode y cerramos. Es rápido y ajusta bien la correa. Es más seguro que el de «click», pero también puede estropearse con el desgaste. Algunos fabricantes hacen sus cierres micro-métricos metálicos en lugar de plásticos, con lo que aumentan significativamente la vida útil del cierre.

De Doble Anilla: Este está considerado el mejor sistema de cierre. Es el más seguro, al no tener ningún mecanismo nunca se estropea, es obligatorio para entrar en circuito de velocidad. En uno de los extremos de la correa encontramos dos anillas paralelas. Pasamos el otro extremo de la correa por dentro de las dos anillas y hacemos que vuelva sólo por dentro de la primera. De esta manera, cuanto más se tire de la correa, más fuerza se ejerce para juntar las dos anillas que están aprisionando la correa.

  • Interior del casco:

Para el interior del casco sí que nos fijaremos mucho en los acabados. Que esté hecho con algún material hipoalergenico, transpirable y que sea cómodo al contacto con la piel, además de algún tratamiento anti bacteriano. Además de que el interior sea desmontable y lavable. Otro punto a favor puede ser un sistema de extracción de emergencia de las almohadillas laterales, que facilitaría la extracción del casco por el médico tras un accidente.

  • Ventilación:

Aquí hay que buscar un equilibrio. Un casco bien ventilado nos hace ir más frescos y evapora mejor el sudor, sin embargo, es un casco más ruidoso. Para el día a día probablemente no necesitemos un casco súper ventilado (ojo, Madrid en Agosto es duro con cualquier casco), pero si vamos una mañana de tandas al Jarama a buen ritmo las echaremos de menos.

En circuito es más habitual el uso de tapones, por eso los cascos deportivos son los mejor ventilados.

  • Extras:

El último aspecto a tener en cuenta respecto al confort, son los extras. Un casco puede incluir un montón de cosas que si bien no son necesarias, nos hacen ir mucho más cómodos. Un ejemplo puede ser la conectividad, un intercomunicador incorporado en el casco que nos permita hablar con nuestros compañeros de ruta o escuchar música o un visor solar pueden ser de lo más cómodo. Algunos cómo el anti vaho o «pinlock» además de confort nos dará seguridad, garantizando una correcta visión en cualquier situación.

Con toda esta información, ya tienes suficiente para elegir el modelo del casco que mejor se adapta a tus necesidades pero ¿Y la talla?

La talla es lo más importante a la hora de elegir un casco. Te puedes gastar 1.000€ en un casco cómo los de los pilotos de motogp, que si te va muy grande no te servirá de nada. Es mejor llevar un casco más básico pero de tu talla.

Tu talla no es esa con la que vas «cómo si no llevaras nada». Si es un buen casco y te sienta bien, estarás cómodo. Pero el casco tiene que ir ceñido. La norma dicta que la talla será la más pequeña posible en la que te entre la cabeza (obviamente sin llegar a hacer daño). No debemos fijarnos en el tamaño o lo que nos aprietan las almohadillas laterales en los pómulos, ya que es la parte del acolchado que tiene que dar de sí para terminar de adaptarse, sino que la talla del casco viene determinada por el contorno de tu cabeza a la altura de la frente, y es esta parte la que realmente debe ir ceñida. Al final del artículo tienes un vídeo que ilustra la importancia de llevar un casco de nuestra talla.

Aquí retomamos lo que hemos comentado al principio de la forma de los cascos. Quise comprar un casco que me encantaba estéticamente y que tenía unas muy buenas prestaciones. Sin embargo, al final me decante por otro casco distinto porque en mi talla el que quise en un principio me hacía daño.

Para terminar, y aunque no debería hacer falta decirlo, recuerda que llevar el casco desabrochado no sirve para nada y que, aunque vayan a ser unos pocos metros, nunca sabes donde puede ni cuando puede ocurrir un accidente. En la moto lleva siempre el casco bien atado.

Si te ha quedado alguna duda, puedes visitar nuestro concesionario Yamaha en Madrid donde tenemos la boutique oficial y estaremos encantados de asesorarte y ayudarte en tu elección.

Espero que te haya gustado este pequeño artículo. Si te ha gustado, crees que me he equivocado o echas algo en falta, déjanoslo en los comentarios. Si te ha parecido útil también puedes compartirlo con tus amigos.

Un comentario en “Cómo elegir el casco correcto

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.